S07-04 12

Las nuevas fórmulas de explotación cinematográfica: desafiando el futuro de la ventana teatral

Compartir en TWITTER/FACEBOOK/LINKEDIN

Deja tu comentario

Participa en esta ponencia enviádole tu pregunta o comentario a los autores

Añadir comentario

Firmantes

profile avatar
Brenda Pérez-ZapaterUniversidad San Jorge

Enfoque

El año 2020 y la crisis de la Covid-19 supusieron un punto de no retorno para la industria cinematográfica de Hollywood. Si bien es cierto que el modelo de negocio basado en el streaming ya empezaba a imperar en el ecosistema audiovisual años antes de que estallara la pandemia, con el nacimiento de servicios como Netflix en 2007, el confinamiento de la población y el cierre total de las salas de cine y los espacios culturales en gran parte del planeta dispararon el consumo online de entretenimiento. De la noche a la mañana, el sector del cine se vio azotado por una coyuntura particularmente incierta caracterizada por fuertes restricciones y medidas de distanciamiento social, por el miedo generalizado al contagio y por el establecimiento de estrictos protocolos sanitarios y de desinfección. Como consecuencia, la distribución audiovisual a través de internet se consagró como la alternativa idónea para que las majors siguieran rentabilizando sus producciones cinematográficas que, por ley, no podían estrenarse en la ventana teatral.

Esta realidad dejó fuera de juego a la primera ventana de exhibición hasta entonces, la taquilla, en la que habitualmente se generaban ingresos y la cual marcaba la posterior distribución de la obra cinematográfica en las otras vías como la televisión, el alquiler o las ventas de DVD. Surgieron entonces fórmulas de estreno que rompían por completo el clásico sistema de exclusividades de la industria del cine, pues las plataformas se consolidaron como la primera opción de entretenimiento mientras los exhibidores se enfrentaban a grandes pérdidas monetarias tras el cierre obligatorio de sus salas y, posteriormente, a colosales inversiones en medidas de desinfección que garantizasen un ambiente seguro para los escépticos espectadores.

La presente investigación pretende analizar las diversas fórmulas de explotación cinematográfica por las que apostaron, en rasgos generales, las empresas de Hollywood ante este cambio sin precedentes. Concretamente, el trabajo se presentará como un recorrido cronológico y hará hincapié en varios momentos de la historia reciente: el confinamiento obligatorio de la población en marzo y abril de 2020 tras el surgimiento de la Covid-19; el escenario pandémico con las salas de cine abiertas, pero con aforo reducido y medidas de seguridad en 2021-2022; y, finalmente, el contexto postpandemia. De esta forma, podremos observar la tipología de estrenos que se ha desarrollado en los últimos años y explorar las razones que justifican su elección en un contexto en el que los cines se vieron amenazados por la popularidad de las plataformas de transmisión. Para ello, se recuperarán los lanzamientos de algunos de los largometrajes más relevantes y esperados de los últimos años. Todo ello para dar con algunas de las tendencias que parecen estar imperando en la industria del cine actualmente.

Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 12 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Alfonso M. Rodríguez de Austria Giménez de Aragón

      Comentó el 15/12/2023 a las 10:56:37

      Muchas gracias, Brenda, por tan interesante charla. Mi pregunta tiene que ver con la experiencia de ir al cine, en concreto sobre las noticias sobre el nuevo cine sensorial (olores, butacas que se mueven, juego de luces en la propia sala a la vez que en la película), ¿sabes de alguna experiencia de este tipo que esté teniendo éxito? ¿Es posible que veamos una implantación de este tipo en los próximos años? Mucha gracias y un saludo

      • profile avatar

        Brenda Pérez-Zapater

        Comentó el 27/12/2023 a las 10:29:16

        Muchas gracias por tu comentario, Alfonso.
        Algunas cadenas de cine como Kinepolis ya han puesto en marcha la tecnología 4DX que ofrece a los espectadores la experiencia inmersiva que comentas combinando olores, movimientos de butacas o juegos de luces. Yo todavía no he tenido la oportunidad de probar cómo es la experiencia, pero lo que sí creo es que no está diseñada para todo el mundo, sobre todo, para aquellos que se marean con facilidad. De hecho, Kinepolis lo advierte así justo antes sus proyecciones, especificando que la tecnología no es apta para mujeres embarazadas, niños pequeños, personas con movilidad reducida o con problemas de corazón, espalda o cuello. Además, no hay que olvidar que estas entradas son mucho más caras que unas normales (rondan casi los 15 euros) y no creo que muchas personas estén dispuestos a pagarla de forma recurrente. En el lado de los exhibidores, tenemos que tener en cuenta que esta implantación conlleva una gran inversión, por lo que las cadenas de cine solo apostarán por ella si tienen asegurado que va a ser rentable.

    • profile avatar

      Alba González Gallego

      Comentó el 08/12/2023 a las 20:33:53

      Buenas tardes, Brenda.

      Lo primero de todo, felicidades por tu trabajo.

      Creo que queda claro con lo que planteas que el futuro es completamente incierto. Estamos en un momento en el que no sabemos "qué es lo que funciona". Y nada garantiza más éxito a una producción que se estrena en cines que que se estrene en plataformas, o cuya ventana sea más o menos reducida. Este debate, sobretodo, me lleva a pensar que tenemos que enfocar la asistencia al cine como algo independiente, como una experiencia especial, y eso es algo que, bajo mi punto de vista, debe comenzar en la propia educación de niños y adolescentes. Asistir al cine como evento, como una opción de ocio independiente a ver X película o X serie en casa. Apoyar los distintos tipos de cine, desde el más independiente a las grandes producciones. Creo que nuestros esfuerzos ahora deberían enfocarse hacia ahí, en paralelo a que se siga probando cuál es el tiempo y espacio para cada producción.

      No sé qué opinas tú al respecto.

      Muchas gracias por tu trabajo.

      • profile avatar

        Brenda Pérez-Zapater

        Comentó el 12/12/2023 a las 20:34:13

        Muchas gracias por tu mensaje, Alba.
        Comparto totalmente tu visión sobre la educación y su papel fundamental a la hora de inculcar el amor por el cine como una experiencia única. Las salas de exhibición son conscientes de los cambios que ha traído consigo, no solo la irrupción y consolidación de las plataformas de streaming, sino también la pandemia. Por eso, tratan de ofrecer una experiencia diferente a los espectadores, para que estén dispuestos a pagar una entrada por visionar un filme. Para ello, incluyen tecnologías que mejoran la resolución de la pantalla, la iluminación o el sonido, por ejemplo, ya existen salas premium con IMAX, Dolby Cinema, MX4D o Screen X, las cuales ofrecen una imagen y sonido de mayor calidad y realismo. Los exhibidores también han optado por traer de nuevo a la gran pantalla algunos de los largometrajes más famosos, como El Señor de los Anillos o Avatar, o incluso ofrecer un plan de suscripción mensual, como Cinesa en España que permite al cliente asistir al cine tantas veces al mes como desee por una tarifa de 15,90 euros.
        Ahora bien, el tema aquí es complicado, pues si bien es cierto que hay que apoyar la diversidad de voces y las producciones independientes, nos encontramos, por un lado, con unos comportamientos de consumo online de cine y series bastante asentados en la sociedad. Y lo que parece, por ahora, es que los espectadores van a las salas de cine a ver películas espectaculares, de historias épicas, con grandes efectos especiales; mientras que recurren al streaming para otro tipo de filmes mucho más modestos. Además, estamos hablando de la industria hollywoodiense, que siempre ha buscado, por encima de todo, la rentabilidad. Esto quiere decir que si las distribuidoras consideran que una película independiente, de un cineasta poco conocido o de bajo presupuesto no va a ser rentable en salas, muy a nuestro pesar, siempre que puedan, escogerán otra forma de comercializarla, ya sea a través de las propias plataformas de las majors o de otros servicios, donde sí encuentran el público dispuesto a consumirla.

    • profile avatar

      Flavio Valencia Castillo

      Comentó el 30/11/2023 a las 15:11:27

      Felicidades por su trabajo. Creo que el tema es muy interesante y su abordaje oportuno en la actualidad. Si lugar a dudas la forma de consumir e ir al cine es otra en comparación de hace unos años, el COVID y las nuevas formas de Produccion han venido a mermar las ganancias de taquilla de las grandes compañías. Mi pregunta es, los datos que observaron y el panorama existente ¿la industria del cine tendrá oportunidades de mejora económica o tendrán que seguir evolucionando a otra alternativas para generar más ganancias ?

      • profile avatar

        Brenda Pérez-Zapater

        Comentó el 30/11/2023 a las 17:02:32

        Muchas gracias por tu comentario, Flavio.
        Si algo ha demostrado la industria del cine desde sus inicios es su resiliencia ante las adversidades. A lo largo de la historia ha enfrentado varias crisis tanto coyunturales como estructurales y siempre ha logrado salir adelante. Las últimas transformaciones pasan por la irrupción de internet y las nuevas tecnologías, y el resultante auge de las plataformas de streaming, y la crisis del coronavirus. Estos acontecimientos han desembocado en la consolidación de unos patrones de consumo audiovisual concretos y, como cualquier empresa, el cine debe conocer y adaptarse a esa nueva realidad para seguir manteniendo su statu quo. La taquilla, bajo mi punto de vista, seguirá siendo la principal fuente de ingresos de los estudios. El cine es una experiencia social y ver una película en una plataforma no es nada comparable con visionarla en la gran pantalla. Hay que tener en cuenta que las fases cinematográficas (producción-distribución-exhibición) están unidas y, mientras se creen películas de gran presupuesto, habrá salas de cine para exhibirlas. Lo que sí es cierto es que, además de explorar nuevas alternativas para adaptarse a los nuevos escenarios, las salas deben adaptarse también para ofrecer algo diferente. Eso pasa, por ejemplo, por renovar sus butacas o incluir tecnologías que mejoren la resolución de las pantallas, los sistemas de audio o de iluminación, entre otras.

    • profile avatar

      Ignacio lasierra Pinto

      Comentó el 30/11/2023 a las 15:01:05

      Hola, Brenda:

      Muchas gracias por esta comunicación tan interesante. Aunque no tenga mucho que ver con el tema, sí que me gustaría preguntarte cómo crees que puede afectar a la industria de cine español, especialmente, a las películas que aspiran a recaudar buena taquilla, como por ejemplo, ahora "La sociedad de la nieve" (Jota Bayona, 2023) todos los cambios que expones que se están dando en el panorama de la exhibición de películas entre salas y plataformas.

      ¡Muchas gracias!
      Saludos.

      • profile avatar

        Brenda Pérez-Zapater

        Comentó el 30/11/2023 a las 20:38:54

        Muchas gracias por tu comentario, Ignacio.
        Lo importante de la película "La sociedad de la nieve” es, bajo mi punto de vista, la empresa que se encuentra detrás del proyecto: Netflix y todo lo que ha ocurrido desde que se estrenó en el Festival de Cine de Venecia, ya que ha sido seleccionada por la Academia de Cine española para representar a nuestro país en los premios Óscar en la categoría de Mejor película de habla no inglesa (WOW!). Lo importante de este debut es que, en su estrategia de comercialización, vemos una concepción similar a la que ha llevado a cabo Netflix con The Killer en tanto en cuanto el gigante del streaming ha decidido estrenar el filme antes en los cines españoles que en su propia plataforma, cambiando así su apuesta tradicional por el mercado del vídeo bajo demanda. El plazo de exclusividad en salas será de 20 días: debutará el 15 de diciembre y estará disponible en el servicio a partir del 4 de enero, según han anunciado. Cuenta, por tanto, con un estreno limitado en salas. Todo ello nos deja entrever cómo los cambios y tendencias que parecen estar imperando en la industria hollywoodiense se replican también en el sector español. Con el caso de "La sociedad de la nieve”, creo que se pone en el mapa cinematográfico mundial a nuestro país como productor de cine de calidad al ser la primera vez que Netflix escoge una película española para optar al premio de La mejor película de habla no inglesa en los Óscar y apuesta por una producción original made in Spain de las más caras de la historia de nuestro cine, con un presupuesto de 60 millones de euros.

    • profile avatar

      María Teresa Herranz Moreno

      Comentó el 30/11/2023 a las 08:36:46

      Muchas gracias y felicidades por la presentación. Me gustaría preguntar si has podido hacer una diferenciación en las estadísticas de visionado en cines por países. Concretamente me interesaría saber si la evolución que has descrito entre 2020 y 2023 ha sido igual en España que en Estados Unidos, por ejemplo.
      Gracias de nuevo

      • profile avatar

        Brenda Pérez-Zapater

        Comentó el 30/11/2023 a las 11:55:50

        Muchas gracias, María Teresa, por tu comentario e interés.
        El trabajo de investigación se centra, sobre todo, en Hollywood y en el mercado estadounidense por la enorme influencia que tiene en el resto del mundo. Cuando hablamos de la ventana teatral, el indicador más importante que tenemos para comprobar el éxito de una película es su recaudación en taquilla, la cual ha sido y sigue siendo la principal fuente de ingresos de los estudios. A la hora de atender a esta recaudación en salas, destacan especialmente tres datos: su domestic release, que es la recaudación que ha obtenido el filme el primer fin de semana de estreno en EE. UU.; el international release, en el resto de países; y el global release, que es la suma de las anteriores. Como ves, la importancia que se le da a la taquilla estadounidense en la industria es mayor, sobre todo, porque gran parte de la producción de cine mundial se encuentra, entre otros, en EE. UU. Si bien no tengo estadísticas de cada uno de los países como comentas, en el portal Box Office Mojo se puede echar un vistazo a la recaudación de las películas en los países que sean de interés y consultar, entre otros, el día de estreno y la recaudación que ha conseguido el filme.
        Por otro lado, respecto a si la evolución ha sido la misma en España y en EE. UU., debemos partir de la base de que en 2020 una pandemia azotó el mundo entero y las formas de entretenimiento online se dispararon a nivel global porque en gran parte de los países se impuso un confinamiento obligatorio y las salas de cine tuvieron que cerrar. Los suscriptores, por ejemplo, de Netflix o de Disney+ no dejaron de crecer durante esos meses. Así pues, aquí hablamos de tendencias, las cuales sí se pueden observar tanto en EE. UU. como en España: los cambios de consumo audiovisual cambiaron y las formas de estrenar los largometrajes también, pues los estudios hollywoodienses comenzaron a explorar la ventana del streaming como una nueva fuente de ingresos. Las diferencias entre ambos países las encontraremos, eso sí, en las estrategias concretas desarrolladas por cada una de las empresas del sector o de sus distribuidoras a la hora de comercializar, por ejemplo, una película y decidir, entre otros, su fecha de lanzamiento en cines o plataforma. O también en el lanzamiento de las plataformas de streaming: Disney lanzó a finales de 2019 Disney+ en EE. UU., mientras que en España lo hizo en marzo del 2020, diez días después de que se decretara el estado de alarma. O también vemos casos como el de la plataforma Peacock, de Universal, la cual no está disponible en España y sí en EE. UU. En España, Universal y Paramount se han aliado para lanzar conjuntamente SkyShowtime en su defecto. Además, en España, también existe Movistar+, la cual tiene bastante poder de negociación y dominio en el sector a la hora de estrenar ciertos largometrajes antes que otros servicios. Aquí el tema se complica algo más, pues las relaciones, sinergias y acuerdos comerciales que se establecen entre las compañías de medios en cada país son diferentes. ¡Muchas gracias!

    • profile avatar

      Joseba Bonaut Iriarte

      Comentó el 29/11/2023 a las 12:45:04

      Felicidades por la ponencia, Brenda. Me ha encantado. ¿Es posible predecir lo que sucederá en el próximo año 2024 o nos encontramos en un escenario imprevisible? Mil gracias

      • profile avatar

        Brenda Pérez-Zapater

        Comentó el 30/11/2023 a las 16:44:36

        Muchas gracias por tu comentario, Joseba.
        Es difícil predecir con exactitud lo que ocurrirá el próximo año. Ahora bien, una vez que hemos dejado atrás los meses convulsos cargados de varias estrategias prueba-error tras la pandemia, ya parecen vislumbrarse algunas tendencias que estarán presentes en la industria cinematográfica. En primer lugar, todo apunta a que los conglomerados tenderán a explotar al máximo la taquilla, sin respetar un plazo fijo de exclusividad, sobre todo si estamos hablando de blockbusters o películas de gran presupuesto, como las que hemos visto en los últimos meses: Oppenheimer, Avatar: El sentido del agua… En otras palabras, el título del largometraje y su éxito en taquilla serán los que determinarán su tiempo de exhibición en la ventana teatral: siempre que haya alguien dispuesto a ver la película en cines, ¿por qué pasar a la siguiente ventana? Eso sí, esto no quita para que en el mismo tiempo convivan varias formas de explotación cinematográfica como ya hemos visto en estos últimos años, conviviendo en el tiempo, por ejemplo, la ventana teatral con la ventana de pago que permite a los usuarios comprar o descargar el filme en servicios como Google Play, Amazon Prime Video o Apple TV (y aquí encontramos el problema de la piratería). Claro que todo ello depende de la empresa a la que hagamos referencia, pues si esto parece cierto para compañías como Walt Disney, no lo es tanto para otras como Netflix, que siguen apostando por su modelo de vídeo bajo demanda. No obstante, la plataforma de la N roja y otras como Apple han sorprendido recientemente al mundo llevando a la gran pantalla películas de gran presupuesto como The Killer o Napoleón. Su estrategia, eso sí, no pasa tanto por rentabilizar la taquilla (que también), sino por poder optar a los Oscar.
        El cine como industria y las salas como experiencia están adaptándose para ofrecer algo diferencial a su audiencia con el objetivo de hacer frente al mercado virtual del streaming. Y eso incluye tanto la producción de superproducciones, películas espectaculares, de más de 100 o 200 millones de dólares o la explotación (una vez más) del cine de franquicia que triunfa entre la audiencia; como la tecnología utilizada para rodar la película o la renovación de las salas para ofrecer una experiencia con la que no pueda competir el streaming. Esto no deja de ser un paso más en la historia del cine, que se ha enfrentado a numerosas crisis como la de los años 50 con la popularización de la televisión en los hogares y su consiguiente declive en la asistencia a las salas.
        Todo ello deja grandes interrogantes sobre la salida de las películas de cineastas poco conocidos o independientes: ¿están avocados a exhibir sus cintas directamente en plataforma? Y también deja reflexiones acerca de si existe una crisis de contenido en el sector o de si la alta competencia por dominar el streaming desembocará en una convergencia de medios como la recién anunciada entre HBO Max y Amazon o en fusiones entre varios servicios como el de Disney+ y Hulu (ambos propiedad de Walt Disney). La competencia es asfixiante y, pronto, algunos operadores acabarán desapareciendo. Es inevitable.
        No obstante, las empresas del cine todavía están buscando cómo sacar el máximo partido al streaming sin abandonar, por supuesto, la ventana teatral. Ejemplo de ello son el lanzamiento de planes de suscripciones con publicidad, más baratos, que han llevado a cabo compañías como Netflix o Disney. Y es que no hay que olvidar que estas empresas tienen que alimentar sus plataformas con contenido original y novedoso que le guste a sus usuarios. Quizá el 2024 se presenta como un año de consolidación de algunas de estas tendencias, ¡ya veremos!


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.

Organizan

Egregius congresos

Colaboran

Egregius ediciones