PALABRAS CLAVE:

Apariencia, autoimagen/auto-representación, epistemología de la mirada, imaginarios sociales, marca personal, perfiles, redes sociales, selfies, reputación.

Hoy en día, la mayor parte de nosotros, habitamos en un ecosistema visual en el que ver y ser vistos (Martín Prada, 2018) se ha convertido en la principal ocupación. Las implicaciones filosóficas del hecho de que Internet se haya impuesto en nuestra existencia obligan, más que nunca, a pensar desde la ética y la estética.

Somos invitados a estar en las redes sociales porque si no, hoy en día “no somos nadie”; si somos capaces de configurar una buena imagen de marca personal parece más probable que nuestra reputación aumente; cada día se suben cientos de miles de selfis a la red: la tecnología nos ha posibilitado hacernos visibles y reconocibles en el espacio virtual. Pero, ¿cuál es el alcance de esta modo de usar nuestra propia imagen?

La relación que establecemos con la información depende de nuestra mirada y nuestra mirada nace de nuestra experiencia estética y de nuestra disposición ética. La imagen que construimos del mundo y de nosotros mismos tiene implicaciones que, a su vez, van a impregnar nuestras creaciones y mensajes. Para comprender entonces cómo se interrelaciona este sistema autopoyético de información-mirada-imaginarios es preciso detenerse a contemplar, a mirar desde lugares más amplios, a darle holgura a nuestra mirada.

Porque, también la tecnología, además de la experiencia y los valores, condiciona los modos de ver. La transformación que ha impuesto el giro digital a cualquier esfera de la actividad humana lo demuestra. Por ello, la educación mediática necesita comprender sus implicaciones epistémicas para no quedarse circunscrita al ámbito de las competencias digitales de manera instrumental.

La generación selfie necesita, más que nunca, disponer de una educación para la comunicación cimentada en valores éticos y estéticos que le ayuden a procesar el exceso de información, la dispersión y falta de atención, así como la crispación y el narcisismo con que se interactúa en redes sociales.

La posverdad somos nosotros cuando aceptamos que la mentira y la apariencia prevalezcan en la política y las relaciones sociales y económicas. Mientras los selfies que se suben a las redes sociales sigan mostrando, como el retrato de Dorian Grey, solo el lado amable de nuestra vida, es precisa una dimensión ética que nos prepare para la gran decepción o que nos quite la careta más pronto que tarde.

La educación para los medios pasa por habilitar para el análisis crítico de la cultura visual, que comprenda cuáles son los patrones de construcción de las subjetividades; que indague en el ensimismamiento, las burbujas y el asilamiento; que entienda el alcance de comportamientos compulsivos como el “postureo” de los selfies generan y nutren universos especulares y de apariencias en una dirección excesivamente acrítica y fácilmente manipulable.

Simultáneamente, en esta coyuntura, saber del uso de Internet implica ser consciente de los alcances del Big Data, los algoritmos y la monetización que subyace a cada uno de nuestros clicks. En el universo del “me gusta/no me gusta” las redes sociales bien pueden ser llamadas (Sampedro, 2018) redes comerciales, mientras nuestra interacción con los otros, nuestro sentido de identidad y de pertenencia pasa por el “posteo, luego existo” en una virtualidad y caducidad que impregnan a nuestra actividad de un frenesí maníaco alejado de una necesaria virtud en la que poder ser antes que, compulsivamente, tener que aparentar.

Referencias

Martín Prada, Juan (2018): El ver y las imágenes en el tiempo de Internet, Barcelona, Akal.

Sampedro, Víctor (2018): Dietética Digital. Para adelgazar al Gran Hermano, Barcelona, Icaria.

 Líneas temáticas:

  • Alfabetización mediática y auto-representación
  • Perfiles, redes sociales y reputación
  • Implicaciones psicológicas de la imagen personal en la era digital
  • Apariencia y verdad
  • Construcción de la mirada
  • Selfies
  • Valor de la propia imagen en la gestión de marca
  • Dependencias, adicciones
  • Empoderamiento y cosificación
  • Nuevos modelos: influencers, celebrities…

COORDINACIÓN

Pilar San Pablo Moreno

pilarsp@hmca.uva.es

Doctora en Comunicación por la Universidad de Valladolid. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Profesora Ayudante Doctor Área de Comunicación Audiovisual y Publicidad y el Máster en Comunicación con Fines Sociales. Ha impartido docencia en el Máster de Mediación y Resolución de Conflictos Extrajudiciales de la Universidad de Valladolid; en el Máster de Información Internacional de la UNED/EFE y en el Máster de Comunicación Audiovisual de Servicio Público.
Como periodista y redactora de informativos ha trabajado en RTVE, Agencia EFE, Onda Cero y El Norte de Castilla. Como guionista y realizadora de documentales ha trabajado para diversas entidades públicas y privadas, con la productora LluviaCaballo y MLK. Ha escrito y realizado una decena de documentales y dos series para televisión, así como diversos vídeo-libros y estudios sobre cine.
Sus líneas de investigación se han centrado en epistemología de la mirada a través de la información y la imagen. Investiga en el cine, la publicidad y el periodismo las estructuras desveladoras de imaginarios y sus aplicaciones en la Educación Mediática. Investiga en el ámbito de las implicaciones éticas y estéticas de la nueva realidad digital.
Desde 2011 a la actualidad coordina las Jornadas de Periodismo en lo Global en el Campus María Zambrano. Ha dirigido y coordinado diversos Proyectos y Grupos de Innovación Docente sobre el uso de diferentes herramientas audiovisuales, tecnológicas y emocionales en la docencia.
Buena parte de sus publicaciones están disponibles en: https://uva-es.academia.edu/SanPablo

Ponencias Admitidas

Actualizado a 15/11/2019